Riesgos en el comercio internacional y su cobertura



1. Riesgo Comercial

En toda operación internacional, ya sea de compra-venta de mercancías, prestación de servicios, inversión o cualquier otro activo de una empresa, existe un riesgo comercial que tiene lugar cuando el deudor no procede al pago de las mercancías o servicios recibidos o existen dificultades en la repatriación de los capitales invertidos.
Los riesgos comerciales están directamente relacionados con la solvencia del comprador y con la propia operación comercial. El riesgo comercial puede ser consecuencia de una situación jurídica (quiebra, suspensión de pagos), o fruto de la mala fe de la otra parte. El uso de medios de pago seguros, como los créditos documentarios, avales bancarios o pólizas de seguro, ayudan a mitigar estas situaciones. Dentro de los riesgos comerciales existen dos categorías:
1. Riesgo de insolvencia o riesgo de cobro: Es el derivado de la insolvencia del importador o de su retraso en el pago.
2. Riesgo de resolución del contrato: Se trata de la cancelación unilateral de la otra parte del contrato o compromiso de compra. Dependiendo del sector, la resolución de un contrato puede tener repercusiones más o menos catastróficas. En el caso de ser fabricantes de bienes de consumo, la cancelación de un pedido no tiene porqué ser traumática. Sin embargo, en el suministro de una planta llave en mano, en la que la fabricación se realiza a medida, la cancelación del contrato en medio del suministro pode tener repercusiones importantes.
Por este motivo, se estudiarán los elementos de cobertura de los que se disponen: créditos documentarios confirmados, exigencia de anticipos significativos, o pólizas de seguros.
Las compañías aseguradores tienen multitud de pólizas para cubrir los riesgos comerciales. Eso sí, en función del país con el que se negocie y del riesgo país que haya asociado obligarán a pagar una prima u otra.

2.    Riesgo Político

Es riesgo derivado de los contextos políticos y económicos del país con el que se comercializa. Por tanto, dependiendo del país habrá un nivel u otro de riesgo político.
Está originado principalmente por medidas políticas de las autoridades de un país, que pueden afectar a la capacidad de sus residentes de realizar transacciones, o directamente al incumplimiento de alguno de los objetos del contrato.
Este último caso se da sobre todo cuando el cliente es un gobierno, normalmente a través de licitaciones internacionales, y decide cancelar o modificar las condiciones del contrato. Los riesgos políticos están compuestos por tres parámetros:
1. Fuerza mayor: Son los riesgos derivados de situaciones especiales. Es lo que se denomina casos de Fuerza mayor. Determinadas situaciones de emergencia como guerras, actos de terrorismo o catástrofes pueden provocar que se tomen medidas extraordinarias por parte de los gobiernos que pueden derivar en la suspensión de pagos o en cancelación de contratos.
2. Riesgo de transferencia: Si se tienen intereses económicos en un país en el que su gobierno congela las transferencias al exterior, o no está garantizada la convertibilidad de las divisas, puede darse un impago como consecuencia de un riesgo político. Las compañías aseguradoras, las Entidades Colaboradoras de la
Administración y otros organismos como el MIGA (Multilateral Investment Guarantee Agency) cubren este tipo de riesgo.
En países en los que la situación económica es muy inestable pueden darse quiebras o suspensión de pagos de los bancos. La utilización del crédito documentario confirmado en el propio país, como medio de pago, evitará este riesgo.
3. Riesgos de incumplimiento de contrato: Las medidas políticas de un gobierno pueden imposibilitar que los socios comerciales sean capaces de cumplir con lo que firmaron en el contrato. Se trata de cualquier medida gubernamental que pueda afectar al cumplimiento del contrato por parte de las partes. En caso de que el cliente sea público, también se engloba dentro de este riesgo, la ruptura unilateral por parte de ese organismo del propio contrato. El único medio que se tiene para cubrir este riesgo es suscribir una póliza de seguros o haber usado el crédito documentario como medio de pago.

3.         Riesgo País

El riesgo país, aunque muy similar al político, tiene más que ver con la situación socioeconómica y macroeconómica del país, que un momento concreto puede llegar a impedir el cumplimiento del contrato. La escasez de divisas, el volumen de deuda externa o el déficit crónico de la balanza de pagos pueden afectar a nuestras relaciones comerciales con determinados países.
El riesgo país es un factor que se tiene muy en cuenta a la hora de otorgar financiación pública para las exportaciones.
La OCDE se reúne trimestralmente y hace una clasificación de los países según el riesgo que tienen de originar impagos.  Analizan diferentes variables y clasifican a los países en 7 grupos según el nivel de riesgo. Cuanto más riesgo tenga un país mayor será la prima que aplicarán las compañías aseguradoras.

 (haz click en la imagen para agrandarla)

Puede consultarse la clasificación de riego país en los siguientes enlaces:

4.        Riesgos Financieros

Son los riesgos relacionados con las fuentes de recursos financieros y con la gestión de las mismas.
1. Riesgo de cambio
En las operaciones de comercio internacional intervienen en muchas ocasiones dos divisas diferentes. Se produce riesgo de cambio cuando la divisa en la que se basan los costes es diferente a la divisa en la que se generan los ingresos.
El riesgo de cambio se origina en el hecho de que la cotización de las divisas no es estática sino que fluctúa en el tiempo. Se puede definir como riesgo de cambio la diferencia que hay entre el tipo de cambio existente en el momento de cerrar una operación comercial y comprometerse a satisfacer un determinado importe, y el tipo de cambio existente en el momento efectivo de pagar ese importe. Entre un momento y otro se produce una incertidumbre que puede derivar en un resultado favorable o desfavorable para nuestra empresa. En esta situación, se puede optar por cubrir el riesgo de cambio mediante los mecanismos de cobertura que ofrecen los bancos (opciones sobre divisas o seguros de cambio) o asumirlo y esperar a la evolución del mercado.
La única manera de eliminar totalmente el riesgo de cambio sería el pago por adelantado o simultáneo, pero esta práctica no es habitual en el comercio internacional.
2. Riesgo de intereses: Está ligado a las necesidades de financiamiento que se pueden tener para abordar operaciones de internacionalización. Si se solicita un préstamo o un crédito bancario, ya sea en la propia moneda o en alguna divisa, una subida de los intereses de referencia (Líbor, Euríbor, etc.) podrá tener repercusiones importantes en los costes financieros.

5.         Otros Riesgos

Existen muchos más riesgos en el comercio internacional. Algunos de ellos coinciden con los mismos que se pueden encontrar haciendo negocios a nivel nacional, pero otros son propios del comercio internacional. Algunos de ellos son los siguientes:
1. Riesgos fiscales: En lo referente a impuestos, habrá que conocer muy bien la legislación aplicable y posibles exenciones y beneficios a los que acogerse. Los riesgos derivados de las aduanas pueden repercutir en costes, retrasos, restricciones a la entrada de mercancías, etc.
2. Riesgos logísticos y de transporte: Que pueden derivar en la pérdida o deterioro de la mercancía. En lo relativo al transporte, existen seguros específicos para cubrir todos estos problemas (ver módulo IV dedicado al transporte).
3. Riesgos de construcción: Relacionados con la construcción o montaje de una infraestructura. Pueden ser riesgos derivados de la mano de obra, como por ejemplo, de su cualificación y disponibilidad; asociados a los permisos y normativa; a la maquinaria auxiliar que interviene en esa construcción (conseguirla, transportarla, revenderla).
4. Riesgos del contrato: El idioma del contrato, la legislación aplicable, la gestión de las aceleraciones y retrasos en las entregas, las cláusulas de revisión de precios, o las variaciones son factores del contrato en los que el riesgo va inexorablemente asociado.

6.         Cobertura de riesgos

Cobertura de riesgo comercial
Hay muchas de compañías aseguradoras privadas que ofrecen pólizas de seguros para cubrir los riesgos comerciales derivados del comercio internacional pero ninguna de ellas cubre el riesgo político o el riego país.
Cobertura de riesgo comercial, riesgo político y riesgo país.
La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) es una entidad española de capital público cuyo objetivo es la gestión y cobertura del riesgo comercial, riesgo político y riesgo país en las operaciones de comercio internacional. Cabe destacar que CESCE es la única compañía que además del riesgo comercial también cubre el riesgo político y riesgo país.
CESCE tiene sede propia en los siguientes países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Francia, México, Perú, Portugal, Venezuela.
Es recomendable usar CESCE sobre todo si aún no tenemos experiencia comercial previa con nuestro cliente para las primeras operaciones, si el país tiene cierto riego político o país  y si el importe de la operación es significativo.

Cobertura del riesgo de cambio
Seguro de cambio: El seguro de cambio es un acuerdo de compra o venta de divisas para entregar en una fecha futura a un tipo de cambio prefijado. Es decir, se trata de un acuerdo con la entidad financiera para asegurar un tipo de cambio en una fecha determinada.
En el seguro de cambio intervienen los dos tipos de cotización de la divisa:
Cotización de mercado (spot): Que es la cotización al contado, con un plazo máximo de validez de dos días.
Cotización a plazo (forward): Que es una cotización a futuros. Es decir, la previsión de la cotización de la divisa en un plazo de tiempo determinado. El principal factor que interviene en su cálculo es la evolución de los intereses de la divisa.
La característica del seguro de cambio es que al vencimiento del plazo del seguro se aplicará el tipo de cambio estipulado en el seguro, independientemente de cual sea la cotización al contado en ese momento. Puede darse el caso de que el tipo de cambio acordado en el seguro sea más favorable, o no. Pero lo que sí está claro es que con el seguro de cambio se reducen las incertidumbres de la operación; desde un primer momento se sabe cuál va a ser la rentabilidad a obtener de la misma.
Es recomendable su uso entre divisas que son relativamente estables.
Opciones sobre divisas: Se trata de un derecho de comprar o vender una cantidad de divisas en una fecha determinada a un precio preestablecido. La opción de compra se llama call y la opción de venta se llama put.
Opción de compra (call) da al comprador el derecho pero no la obligación de comprar un activo subyacente, en este caso la divisa, a un precio predeterminado en una fecha concreta a cambio de una prima. El vendedor de la opción tiene la obligación de vender el activo al comprador al precio estipulado en el caso de que el comprador ejerza la opción, en caso contrario obtendrá la prima pagada por el comprador íntegramente.
Opción de venta (put) da al comprador el derecho pero no la obligación de vender un activo subyacente, en este caso la divisa, a un precio predeterminado en una fecha concreta a cambio de una prima. El vendedor de la opción tiene la obligación de comprar el activo al comprador al precio estipulado en el caso de que el comprador ejerza la opción, en caso contrario obtendrá la prima pagada por el comprador íntegramente.
Es recomendable la compra de opciones sobre divisas para divisas que son bastante volátiles.

Entradas populares de este blog

Como descargar ebook pasarlo a epub y eliminar drm

Como instalar Mac OS X Lion Theme en Lubuntu / LXDE

Como ver fútbol online en cualquier dispositivo PC, tablet, móvil y TV